viernes, 30 de abril de 2010

Los aatslaabtsik, demonios huicholes

Para los huicholes antes que la humanidad como la conociéramos existiese, todo estaba lleno de obscuridad y la tierra estaba habitada por unos seres encorvados, grises que tenían tres piernas, ellos solo se alimentaban de olores, no necesitar ingerir alimentos como lo hacemos nosotros, pero temian a que un dia el Dios les mandara la luz a este planeta y con ello su extiension se haría inminente.

Se trata de los baatsik’ i aatslaab, seres en los que se convirtieron los antiguos dueños de la tierra de creaciones anteriores, los antepasados venerados (aatslaabtsik), cuando aún no había surgido el Sol. De acuerdo con la autora, baatsik’ podría traducirse como «el remolino de los antepasados», semánticamente se trata de un remolino de aire.

Estas criaturas tenían, entre otras peculiaridades, tres pies, el tercero ocupaba el espacio entre las dos piernas de la gente ordinaria (at significa miembro genital masculino).

Al nacer el Sol pensaron que se quemarían y para protegerse se metieron a la tierra de cabeza. Los baatsik’ eran pre-humanos, se refugiaron en el espacio salvaje, en el monte y los senderos que atraviesan el bosque, para algunos otros se alimentan de lo sucio, lo crudo, lo insípido, «es el mundo al revés», por eso, agrega un informante, «no sotros caminamos con los pies y ellos con la cabeza», son los rezagos de otra era cósmica, el completo contrario de los teenek contemporáneos, bautizados y cristianizados, en resumen, civilizados. Caminan dando vueltas, por lo que cuando se produce un remolino se dice que son los baatsik’ caminando de cabeza.

Su ser es deesencia femenina, se reúnen en los árboles, lugares privilegiados por su papel mediador entre los humanos y los seres del inframundo (Airel de Vidas 2003: 61-62, 216-
219).

Se cree que ellos nos odian porque nosotros podemos sobrevivir afuera, con el Sol y esperan a que entremos a una cueva para capturarnos, quitarnos nuestras almas.

Si analizamos cada uno de los puntos, su nombre baatsik’, que si bien en el habla contemporánea de los teenek, baats significa torcido e ik viento, como en muchas otras lenguas mayas, también baatz, batz, bac’ significa mono saraguato (Alouatta spp) o bien hilo, y batz’ib’al, por ejemplo, es el huso o malacate, que también implica la idea de torcido; otro término para mico es q’oy que a su vez se traduce como torcer

No obstante, la palabra para mono entre los teenek es una cognada de la palabra en náhuatl ozomatli,
Muchas de las imágenes de los monos desde el periodo prehispánico, se caracterizan por un movimiento en espiral y su pertenencia al ámbito del viento arremolinado que procede del inframundo.

El tercer pie que surge entre las dos piernas, puede equivaler a la cola del mico, que también desempeña un papel fálico, su hábitat son los árboles, son los seres sobrevivientes de las creaciones anteriores, pre-culturales, del mundo salvaje, vinculados con los antiguos señores de la vegetación y representan una etapa indeterminada.

Por ello cabría pensar que el vuelo giratorio de los monos en el «Palo Volador» recreara una de las etapas de la antropogonía, cuando aquellos pre-humanos fueron destruidos —ya sea por sus malas conductas, por no tener las capacidades propias de un verdadero hombre, por pertenecer a una etapa de indefiniciones o por temer al surgimiento del Sol— y penetraron a la tierra, a ese ámbito salvaje, no civilizado, desde donde siguen interactuando con los seres humanos.

Esta idea se refuerza con un mito pipil de El Salvador reportado por Schultze Jena (1947: 118) que cuenta de un reino en el interior de una montaña, de la que bajan y suben seres volando en forma de espiral; por ello creo que los monos podrían identificarse con los danzantes otomíes, los señores de la vegetación, los llamados yântø, «cabeza de viejo», que se incluyen en el ámbito de lo podrido, la lujuria, las fuerzas lunares y terrestres y vuelven a descender a los abismos del inframundo.
Cosmogonia Huichol.
Antropologia Mexicana.-

2 comentarios:

Yaakunah-lau dijo...

Me gusta. Y aunque no he leido todas las entradas, me invitas cada vez a conocer más del mundo huichol.
Gracias, por siempre...
Con amor ;)
P.D. Me gustaría conocer del tema,así podría compartir contigo un tanto más de este maravilloso y por muchos desconocido, mundo maya. Besos para ti

Hermano de la Luz dijo...

hola,,,yo acabo hace 15 días de estar en una ceremonia con un marakame, contrario a lo que dices en tu relato,,,los huicholes si aceptan blancos para marakames,,,hehe el problema es que no es tan facil y nos rajamos a la mera hora,,,muy hermoso tu blog te felicito,,,a mi me invitaron a su comunidad en Santa Catarina para ir ya pues ahondando este bello camino con corazon,,,abrazos hermano

Atte Tamatsi